Nieman Foundation at Harvard
HOME
          
LATEST STORY
Maybe the future of American news publishing is…Europe? (and other bleak ad-related scenarios)
ABOUT                    SUBSCRIBE
March 15, 2017, 10:20 a.m.
Reporting & Production

La Silla Vacía utiliza WhatsApp para que sus usuarios le ayuden a combatir las noticias falsas

¿Quieres que un grupo de periodistas revise si una cadena de Whatsapp es real? El Detector de WhatsApp de la Silla Vacía te puede ayudar, con la condición que de compartas la información verificada entre tus contactos.

En 2016, el periodismo colombiano tuvo el desafío de narrar uno de los acontecimientos más importantes de la historia reciente del país: después de más de 50 años, el Gobierno y la guerrilla de las Farc lograron un acuerdo de paz que terminó con un conflicto que ha dejado más de 8 millones de víctimas. El camino que llevó al acuerdo supuso un reto inmenso para los medios periodísticos, pues debían encontrar la mejor manera de explicar un proceso complejo, en el que estaban en juego fuertes intereses políticos y que definía el futuro de millones de personas que exigían verdad, justicia y reparación.

Sin embargo, había otro reto: hacerle seguimiento a las conversaciones que circulaban paralelamente por las redes sociales, especialmente a través de cadenas de WhatsApp, en las que se viralizó toda clase de informaciones sobre el proceso de paz. La gente compartía estas cadenas sin tener mayor conocimiento sobre qué tan cierta era esa información, un factor clave, pues esos mensajes podrían influir en su voto en el plebiscito para aprobar o reprobar el acuerdo al que habían llegado las dos partes.

“Nos dimos cuenta de que la información sobre la cual la gente toma decisiones no es necesariamente la que publica los medios”, dice Juanita León, directora de La Silla Vacía. La Silla Vacía mensualmente recibe 550,000 usuarios únicos y en las encuestas aparece en los primeros lugares de los sitios más consultados por los líderes de opinión en el país. “Verificar las cadenas de WhatsApp es una manera de involucrarnos en las conversaciones en las que la gente realmente está participando y darles elementos para que forjen su opinión basada en hechos y no en falsedades”.

Por eso lanzaron el Detector de WhatsApp, un servicio para chequear las cadenas virales que circulan por esta plataforma.

Según una encuesta del Ministerio de TIC de Colombia, después de Facebook, WhatsApp es la segunda plataforma digital más usada entre los colombianos, el 60 por ciento de los usuarios encuestados la utiliza. Aunque es difícil tener una cifra exacta sobre el número de cadenas que circulan por WhatsApp, la percepción generalizada es que las cadenas hacen parte de la vida cotidiana de las personas, quienes circulan esta información entre grupos de amigos, compañeros de trabajo y familiares. A diario aparecen cadenas que especulan sobre la vida íntima de personas famosas, recomiendan ritos mágicos o milagrosos, anuncian catástrofes o epidemias inminentes o simulan ser comunicados emitidos por autoridades oficiales. Algo que tienen en común estas cadenas es que incluyen el pedido urgente de que se le reenvíe a los contactos o que si la persona no la comparte algo muy malo le ocurrirá.

Desde el 30 de enero, La Silla Vacía tiene habilitada una cuenta de WhatsApp a la que cualquier persona puede enviar una cadena que haya recibido y que quiera que sea chequeada. En promedio reciben unas 15 cadenas semanales. El Detector de WhatsApp es una extensión del Detector de Mentiras, un servicio que La Silla Vacía ha prestado desde hace varios años en su sitio web para verificar las declaraciones de figuras del poder en Colombia.

Diariamente, usualmente en la noche, la periodista Juanita Vélez, quien tuvo la idea de crear el detector, revisa las cadenas que recibe y les responde a cada uno de los remitentes. Uno de los requisitos es que el usuario debe enviar un pantallazo de la cadena, que sirva para constatar que efectivamente es información que está circulando en las redes.

Cualquier persona puede enviar una cadena, sin embargo, las condiciones para que sea tomada en cuenta para ser chequeada, son:

— Que sea un tema de interés público: no chequean información que tengan que ver con la vida privada de las personas
— Que sea información sobre los temas que cubre La Silla Vacía: deben ser temas relacionados con el poder en Colombia
— Que la cadena tenga datos chequeables y no solo predicciones o teorías conspirativas

Con base en esos criterios y de acuerdo a la coyuntura o los temas más relevantes en determinado momento, el equipo de La Silla Vacía elige la cadena que va a ser chequeada (la idea es chequear al menos una historia a la semana). Lo primero que hace Vélez y su compañeros a cargo de la revisión de las cadenas, es seleccionar las partes que sean chequeables, es decir, que tengan datos o afirmaciones que se puedan contrastar con otras fuentes de información. Una vez tienen la selección, comienza su labor de reportería, revisión de datos, consulta de documentos y contacto con fuentes que les ayuden a verificar la información.

El Detector de Whatsapp utiliza el mismo sistema que el Detector de Mentiras: cada uno de los datos analizados se califica con la etiqueta “Verdadero”, “Falso”, “Cierto pero…”, “Debatible”, “Apresurado”, “Exagerado” o “Engañoso”.

Una vez el chequeo está listo, viene una de las etapas más importantes del proceso: se le envía por medio de Whatsapp al usuario que lo solicitó y se le pide el compromiso de que circule la cadena, para lo cual le piden que por favor les envíe una captura de pantalla en la que se vea que efectivamente le envió la cadena verificada a sus contactos. La idea es combatir un “virus” con la misma herramienta que se usa para propagarlo. La Silla Vacía se precia de tener una comunidad de usuarios muy activa con la que mantienen interacción, así que el compromiso de circular la información chequeada va en esa línea de involucrar a sus usuarios en conversaciones que aumenten el nivel de debate entre los ciudadanos.

La cadena chequeada también se publica en el sitio web. Hasta el momento han publicado varias historias chequeadas: Las zonas de concentración, Los impuestos en Cúcuta, una sobre la senadora Claudia López , Paro camionero, y ley ‘Roy Barreras’. Esta última cadena, la del paro camionero, fue un ejemplo de cómo una información ya circulaba en redes antes de que los medios se ocuparan de ella, por eso, para La Silla Vacía este ejercicio también ha sido una manera de identificar tendencias y asuntos a los cuales prestarles atención antes de que los sucesos ocurran.

Según León, el 90 por ciento de la información que han chequeado resulta siendo falsa, lo cual da un indicador de que entre las personas está circulando una información que está basada más en emociones e intereses particulares y no en hechos. Al principio, el detector solo se lo aplicaban a cadenas de textos, pero desde hace unas semanas están revisando cadenas de videos, las cuales publican chequeadas también en video. Evalúan la posibilidad de aplicarla también a información que circulan por audio o memes, que son dos formatos muy populares para viralizar información a través de WhatsApp.

Para Vélez, el Detector de WhatsApp le ha dado la sensación de que está creando un impacto en el día a día de la gente.

“Como periodistas, al leer estas cadenas nos damos cuenta de lo absurdas que pueden llegar a ser, pero eso no basta, debemos hacerle saber a la gente que eso es falso”, dice. “Lo que para los periodistas muchas veces es obvio no lo es para la gente”.

Como la experiencia del Detector de WhatsApp apenas está comenzando, aún es muy pronto para identificar tendencias o patrones que se repiten que permitan entender en mayor profundidad quiénes crean y cómo funciona la dinámica de las cadenas. Hasta ahora, en La Silla Vacía han podido detectar que en general se percibe una paranoia contra el poder, es decir, pensar que el poder es malo per se. Pero más allá de eso, dentro de unos meses, esperan poder comenzar a notar características que les permitan identificar quiénes están detrás de estas cadenas y conocer más sobre cómo y con qué objetivos se crean.

Esta situación lleva a otra realidad que se ha hecho evidente con el auge de las noticias falsas: por más que un medio se tome el trabajo de verificar la información, muchas veces el daño ya está hecho y la duda queda sembrada.

“Eso no lo podemos controlar, al final cada quien decide en qué creer”, dice León. “Pero confiamos en que si le enviamos una cadena verificada, la persona por lo menos va a tener más elementos para formar su criterio. Se lo va a pensar dos veces antes de seguir circulando la información falsa”.

The WhatsApp Detector, por La Silla Vacía.

POSTED     March 15, 2017, 10:20 a.m.
SEE MORE ON Reporting & Production
SHARE THIS STORY
   
Show comments  
Show tags
 
Join the 45,000 who get the freshest future-of-journalism news in our daily email.
Maybe the future of American news publishing is…Europe? (and other bleak ad-related scenarios)
“How do we produce business models which will support durable, robust journalism? Or do we just give up on the idea that advertising is the right model?”
Atlas Obscura is using virtual reality to transport readers to the world’s distant, exotic locations
From VR to AR, emerging mobile technology is going to have a significant impact on how the site engages with its readers in the real world.
A big week for tech blowback: Regulation, broken promises, and Facebook victimhood
Among many weeks of bad press for the big tech companies, this week stands out.