Nieman Foundation at Harvard
HOME
          
LATEST STORY
Can Canada build its own independent podcast industry in the True North strong and free?
ABOUT                    SUBSCRIBE
July 28, 2017, 10:10 a.m.
Mobile & Apps

Politibot de España ayuda a otros medios a construir sus propios chatbots

“Los problemas con que se encontrarán ya los hemos tenido antes y podemos ayudarles con eso, esperando que consigan la misma retención y compromiso que nosotros”.

Los chatbots también necesitan vacaciones.

Lanzado por primera vez durante las elecciones generales de 2016 en España como un experimento vía Telegram, Politibot intentó ofrecer al público español una forma más original y cómoda de mantenerse al día con un ciclo político tenso, y explorar hechos y cifras difundidas por los políticos (la aplicación de noticias de Quartz y la aplicación de mensajería de Purple estaban entre sus inspiraciones). Promovido solo a través de las redes de sus fundadores, el bot de Telegram generó un seguimiento fiel de 8.400 usuarios.

Luego dos de los fundadores del proyecto Politibot, María Ramírez y Eduardo Suárez (quienes lanzaron Politibot después de separarse del emprendimiento digital El Español, al que también cofundaron) se fueron a Univision para cubrir las elecciones estadounidenses, y el costado noticioso de Politibot “se fue de vacaciones” el verano pasado a la ciudad balnearia de Torrevieja.

Pero han sido más bien unas vacaciones laborales, ya que el equipo comenzó a construir una plataforma de bot-making basada en lo que había aprendido de su experimento del verano electoral de España, con la ayuda de un subsidio Google DNI por un valor de EUR50.000 en noviembre de 2016. El “sistema de gestión de bots” que otros medios podrán utilizar para construir chatbots personalizados incluye analíticas más útiles para los propósitos de una redacción que las que ofrecen Telegram (a través de Yandex) o Facebook Messenger, y más personalización para usuarios individuales. La composición del equipo de ocho personas da cuenta de las ambiciones de sus fundadores: a bordo hay un periodista, un diseñador, ingenieros que han trabajado en el procesamiento del lenguaje natural, cientistas políticos y científicos de datos (el jefe de tecnología de Politibot, Miguel Gil Biraud, me explicó estos nuevos desarrollos de la plataforma durante la conferencia de la Global Editors Network el mes pasado en Viena).

“Alguien dijo una vez de Politibot que era casi socrático; tenía la impresión de que entendía mejor las cosas de esta manera”, dijo Suárez. “Tenemos la plataforma y la experiencia. Los problemas con que se encontrarán ya los hemos tenido antes y podemos ayudarles con eso, esperando que consigan la misma retención y compromiso que nosotros”.

Aproximadamente dos tercios del dinero de Google DNI fueron destinados al desarrollo de la plataforma y el tercio restante a producir contenido original para Politibot. Después de una revisión de la plataforma backend del bot, el equipo resucitó Politibot para Telegram y añadió una versión limitada para Facebook Messenger durante la primavera. Comenzó a probar nuevamente contenido editorial ampliado, incluyendo resúmenes de noticias, análisis de temas fuera de España, tablas informativas para Instagram y un podcast político. El equipo tuvo que renunciar a su audiencia del año pasado tras cerrar el bot original, pero la segunda temporada del bot atrajo a más de 6.200 usuarios a través de las dos plataformas, de los cuales 3.400 abrieron el bot una vez por semana y 2.400 todos los días; una excelente base de usuarios para apuntar a cualquier posible suscripción o programa de membresía, dijo Suárez.

Recién en julio acaban de comenzar a recaudar fondos a través de Patreon para construir la parte editorial de la empresa. Suárez dijo que al equipo le encantaría recibir US$2.000 mensuales de ayuda de los lectores para sumar un periodista y ayudar a pagar los servidores, y está trabajando en contenido exclusivo como forma de pago a los seguidores (les falta una quinta parte del total para llegar a este objetivo).

La otra fuente de ingresos de la compañía serán los clientes que pagan por utilizar su plataforma de creación de bots, por su instalación, por la solución de problemas y por el asesoramiento. También están considerando la publicidad (bots publicitarios en serie, sugirió Suárez), aunque no han avanzado en ese sentido. Por el momento, están en conversaciones con un par de publicaciones españolas y, según cuentan Suárez y Biraud, se están buscando niveles de pago mensuales escalonados adaptados a la organización, basados en el número de mensajes enviados por el bot personalizado y la complejidad del bot requerido por el medio.

“En este momento estamos funcionando más como una consultoría y conversando con salas de redacción sobre la instalación de la plataforma. La primera parte de la conversación es siempre igual: ‘¿para qué quieres un chatbot?'”, cuenta Suárez. “Si solo quieres un chatbot que sea un RSS [feed] que brinda contenido adaptado al usuario de acuerdo a sus gustos y envía notificaciones en torno a eso, claro, es una opción. Pero nuestra experiencia dice que probablemente sea más útil construir un tipo de conversación interactiva a través del chatbot; una conversación que realmente le dé al lector una razón para volver”.

Suárez y Biraud reconocieron que existen alternativas como Chatfuel o la gratuita Wit.ai, pero las características de la plataforma de bot-making de Politibot fueron perfeccionadas con las necesidades de las organizaciones de noticias en mente. Por ejemplo, para su experimento electoral español, Politibot perfiló a los usuarios por edad y género, y luego les mostró cómo estaba votando su franja demográfica según las encuestas. En otra interacción, le pidió su ubicación a los usuarios y, a continuación, devolvió un gráfico que mostraba los resultados de su distrito electoral. Y si quieres ofrecer contenido exclusivo a un segmento de suscriptores pagos, la plataforma Politibot puede también ayudar con eso.

“Necesitas diferentes analíticas para medir chatbots, ya que las páginas vistas no tienen sentido. Nos tomó un tiempo encontrar métricas apropiadas”, dijo Biraud. “Ahora tenemos una manera de mostrar un mapa de calor de las conversaciones, que marca dónde el bot de un medio pierde usuarios, qué ramas de la conversación siguen los usuarios individuales y qué usuarios individuales están interesados. Podríamos tener una opción de conversación sobre el Brexit y otra sobre política francesa, y si el usuario nunca va por las ramas de Brexit, necesitamos pensar qué otra cosa podemos mostrarle”.

Algunos medios grandes como el New York Times o la BBC inevitablemente ganarán cuando se trata de construir experiencias de bot, dijo Biraud, pero “los grupos de medios más pequeños apenas están sobreviviendo. No tienen los recursos. Podemos resolver algunos problemas por ellos”.

Translation by IJNet. This article was originally published in English here.

POSTED     July 28, 2017, 10:10 a.m.
SEE MORE ON Mobile & Apps
SHARE THIS STORY
   
Show comments  
Show tags
 
Join the 45,000 who get the freshest future-of-journalism news in our daily email.
Can Canada build its own independent podcast industry in the True North strong and free?
Plus: Everybody’s suddenly making podcasts for kids, a show reveals itself as part-fiction in its grand finale, and mixing podcasts and dating apps.
Here are three tools that help digital journalists save their work in case a site shuts down
“So many people who work professionally on the Internet really don’t know, until too late, that their work is this fragile.”
Village Media, relying on local advertisers, seems to have found a scalable (and profitable) local news model
“We have to find new and creative ways to not replace a client’s Google and Facebook spend but find our own portion of it.”